lunes, 5 de julio de 2010

Bendita seas.. mujer!


Y pecamos como dos niños

y pecamos tu cuerpo y el mío

y pecamos entre las sábanas de mi alma

que cubre tu adorada piel

tan suave y delicada

como la fragancia del mar,

como el respirar de las hojas

que caen sobre tu espalda..

Mis ojos te observan

contemplando tu silueta endiosada,

tus pies caminan deliberadamente

sobre el hilo de mis pensamientos.

Mientras tu sonrisa emana una luz penetrante

en cada orificio de mis recuerdos,

recuerdos..

Hoy endulzados por tus besos,

tu agitado corazón

es un bidón de agua

que calma la sed en mi desértico respirar

esperando las doce campanadas

del reloj de la catedral

anunciando tu regreso,

el regreso a mis brazos

buscando el consuelo,

el florecimiento de mis sueños

adornan de rosas tu cabello dorado

y un jardín crece en tu coronilla

dando nuevamente vida a un alma resignada..

Bendita seas.. mujer!

por haberme regalado una esperanza de esperanza,

sueños dentro de nuevos sueños

y una excitada pasión dentro de esta pasión

que hoy siento al escuchar

tu burbujeante respiración

sobre mi cuerpo embriagado de lujuria..

Bendita seas.. mujer!

1 comentario:

  1. Bello poema, bella pasión, bella vida, bello cuerpo, bella emoción. Un abrazo.

    ResponderEliminar